Por un mundo del trabajo sin accidentes, ni enfermedades laborales

Por un mundo del trabajo sin accidentes, ni enfermedades laborales
Imprimir este artículo

Trascender las cifras, las tasas y metas de siniestralidad en los ámbitos laborales, hacia una filosofía del cuidado de la vida al interior de las empresas, la sociedad y de cada individuo, que genere bienestar, productividad y sostenibilidad a los trabajadores y las empresas, es el propósito que debemos plantearnos en el país a la hora de hablar de riesgos laborales.

El escenario actual nos permite ver cómo las estrategias de prevención por medio de la implementación del Sistema de Riesgos Laborales en Colombia han dado resultados importantes en cuanto a la reducción de accidentes y mortalidad laboral.

Durante 2017, de acuerdo con cifras de la Federación de Aseguradores Colombianos —Fasecolda; los accidentes laborales en el país registraron una reducción de 7% frente al año inmediatamente anterior. En ARL Sura, la disminución de la tasa de accidentalidad en sus empresas afiliadas, representó 16 mil accidentes laborales, evitados durante este tiempo.

Por: Daria Cecilia Rivero Acevedo

Gerente Técnica ARL SURA

Mirando en retrospectiva, desde que se estableció el Sistema de Riesgos Laborales en el año 2002 y hasta el cierre de 2016, la tasa de mortalidad laboral del país, por cada 100.000 trabajadores, pasó del 12,6% al 6%, de acuerdo con las cifras del Ministerio del Trabajo. Una reducción de más del 50% que se ha logrado gracias a las estrategias de prevención articuladas por las aseguradoras y las mismas empresas que encuentran en el sistema, no solo un indemnizador sino un aliado en el objetivo de garantizar la seguridad, el bienestar y la calidad de vida de sus empleados. Por el comportamiento de indicadores como este y por el conocimiento que en otras latitudes del planeta existen visiones similares, nosotros declaramos que es posible un mundo del trabajo sin accidentes, ni enfermedades laborales, y creemos que es realizable en la medida en que los diferentes actores del sistema nos articulemos con el propósito fundamental de cuidar.

En el panorama laboral actual en Colombia, diferentes dinámicas representan desafíos para el logro de este objetivo. Con el postconflicto, nuevas áreas se reactivarán económicamente, principalmente aquellas relacionados con el agro donde la fuerza de trabajo es grande y será necesario hacer conciencia para que las empresas y los trabajadores por cuenta propia, hagan parte del sistema. Sumado a estos nuevos escenarios, continúan tendencias como el empleo informal, el subempleo, el trabajo independiente y un factor determinante que está muy anclado en la cultura colombiana, es la falta de incorporación del cuidado como filosofía de vida.

“Durante 2017, de acuerdo con cifras de la Federación de Aseguradores Colombianos —Fasecolda_; los accidentes laborales en el país registraron una reducción de 7% frente al año inmediatamente anterior”

Entender las tendencias que orientan los comportamientos, las dinámicas cambiantes, los nuevos públicos y perfiles laborales que emergen en el mundo actual es parte clave en la identificación y gestión de riesgos que estamos llamados a hacer los empresarios. Por eso, la necesidad de establecer nuevas variables de segmentación que nos permitan conocer y concebir mejor estos nuevos públicos, para ofrecerles así una más completa propuesta de valor, productos y soluciones que hagan posible la generación y entrega de bienestar es una constante ruta de trabajo; pensar en nuevos canales de adquisición y reconocimiento de esa nueva tipología de clientes, así como en el desarrollo de proyectos de innovación que apunten a estos, también se hace necesario. Un ejemplo son las coberturas por días pensadas para los trabajadores independientes y las empresas que contratan sus servicios que, en el caso de la ARL Sura ha llevado a un incremento significativo en el número de estudiantes e independientes cubiertos por el sistema.

Guías de cuidado personalizadas

Conocer los distintos sectores que hacen productiva a nuestra población y por ende al país, como el de la construcción, la industria manufacturera, la agricultura, entre otros, nos obliga a pensar y actuar de manera casi personalizada para crear una mayor conciencia del cuidado, asociada a la actividad que se realiza, creando estándares de prevención que, sin duda, han mejorado la protección a los trabajadores y que además generan competitividad, productividad y sostenibilidad para las empresas que los ocupan.

El deseo por un mundo sin accidentes laborales nos plantea, trabajar desde la intervención de los riesgos, aplicando modelos, productos y soluciones diseñados especialmente para estos sectores, desarrollando competencias en el equipo humano y acompañando las estrategias, la adquisición y la difusión de conocimiento y generación de hábitos en pro del cuidado de la vida.

¡El sueño es posible!

Nuestra estrategia está orientada a la generación de bienestar para nuestros afiliados y familias, además de apalancar la competitividad y sostenibilidad de las empresas que se fortalece, entre otros múltiples factores, gracias a la apropiación social del cuidado, de entender hacia dónde va el mundo, qué motiva a las personas, cómo son las tendencias de comportamiento actual, cuál es el óptimo desempeño de quienes estamos en el aseguramiento obligatorio y voluntario, qué nos ofrece  la tecnología y la innovación, sumado al sentido de lo humano y a modelos verdaderamente centrados en el cliente.

En la pasada edición del Congreso Mundial de Seguridad y Salud en el Trabajo, en Singapur, conocimos la experiencia de muchos países de la Comunidad Económica Europea, que bajo la estrategia denominada Visión Cero, proyectan la no existencia de eventos tanto para accidentalidad, como para enfermedad laboral. Lograr esto en el escenario colombiano también es posible acogiendo y promoviendo metodologías innovadoras de intervención de los riesgos y de generación de bienestar, apostándole al conocimiento como base del cambio, a la transferencia de saberes y al empoderamiento de líderes con fuerza transformadora que nos permitan devolverle el valor de priorización a la vida.

Con una mirada atenta a las dinámicas tan cambiantes del mundo, a las tendencias y riesgos migrantes, y a través de un equipo humano al interior de cada empresa comprometido con la implementación de mejoras en seguridad y salud, capaz de anticiparse al cambio y convencido del cuidado como fundamento y filosofía, podremos hacer válida la declaratoria de que es posible un mundo del trabajo sin accidentes, ni enfermedades laborales.

¡Aún sin comentarios!

Se el primero en iniciar una conversación.

Añadir un comentario

Sus datos estarán a salvo! Su dirección de correo electrónico no será publicada. También otros datos no serán compartidos con terceras personas.
Todos los campos requeridos.