Los colombianos actúan con prudencia ante las coyunturas nacionales

Los colombianos actúan con prudencia ante las coyunturas nacionales
Imprimir este artículo

El estudio Consumer Insight del primer semestre de 2016 de Kantar Worldpanel muestra las tendencias en el comportamiento de los hogares frente a temas como el gasto, el ahorro y el crédito.

Kantar Worldpanel, empresa global experta en el desarrollo de investigaciones sobre las compras reales de los hogares, presentó su Consumer Insight sobre el segundo trimestre del año (abril, mayo y junio), en el que los colombianos mostraron una tendencia a actuar con prudencia frente a diversos factores que afectan economía nacional.

“El primer semestre estuvo marcado por la incertidumbre generada por amenazas como la sequía causada por el Fenómeno del Niño, la consecuente posibilidad de un racionamiento energético y el desarrollo de un paro camionero sin precedentes que se extendió más de un mes por todo el país y hasta finales del semestre. La población ha actuado con cautela frente a las variables existentes y por esta razón, los hogares han buscado ahorrar y conservar algo para el futuro”, expresó Andres Simon, Country Manager de Kantar Worldpanel.

¿Cómo perciben los colombianos la situación actual?

Las personas se ven optimistas frente a su propio futuro, aunque no sucede lo mismo con el del país. De hecho, mientras el 57,8% de la población ve con buenos ojos el futuro personal, el 27,4% lo ven igual y solo 14,8% lo ven peor. En cuanto a país, el 54,7% de los encuestados creen que el año entrante estará peor, el 30,6% lo ve igual y 14,8% lo ve peor.

Lo anterior hace pensar al 85,2% de los hogares encuestados que el país está viviendo una crisis económica. Esta respuesta es discriminada por estrato socioeconómico de la siguiente manera: en el nivel socio económico 1,  83,3 %; en el 2, 93,9%; en el 3, 82,5 %, en el 4, 73,3 %; y en los estratos 5  y 6 del 75,4%. Por su puesto, esta respuesta incide en los hogares. Frente a la pregunta sobre si la crisis en Colombia afecta a los hogares, del total de encuestados, 71% respondió que sí.

¿Cómo afectó esta tendencia el consumo de los hogares?

De acuerdo con el estudio, los hogares, para el segundo trimestre del año, reducen las visitas al punto de venta y mantienen las unidades que compran por el aumento de precios. En general, el gasto aumentó en 8 puntos porcentuales en el segundo trimestre del 2016.

Los hogares reducen las visitas al punto de venta en un -6% y el número de unidades que adquiere en un -3%, mientras gasta más dinero por cada producto comprado en cerca del 10%. De acuerdo con el estudio, el precio promedio por unidad comprada subió el 7%.

Por otro lado, los hogares están evitando ir a los puntos de venta para compras rápidas y de proximidad y están dedicando sus visitas a reponer productos o a almacenar para el futuro.

“Conforme sube la inflación y variables como la relación entre dólar y peso se dilata, los hogares prefieren hacer menos visitas a los puntos de venta con el ánimo de reducir los gastos. Esto explica la reducción de un -6% en la frecuencia de compra y las compras más estructuradas, al pasar del 22 al 24% las compras para despensa (mercados de más de 10 categorías), y subiendo 4 puntos las reposiciones, que pasaron de 37 a 41%, mientras que las compras por proximidad al punto de venta descendieron 6,2% y las compras rápidas tuvieron un descenso casi imperceptible de apenas -0,2%”, afirma Andres Simon, Country Manager de Kantar Worldpanel.

 Aumento de precios impacta el país

Los productos de consumo masivo tuvieron un aumento del +6% en su valor en general. De ellos, los alimentos fueron los que más subieron, con 10%, seguidos por los de aseo personal y del hogar con 5% respectivamente, y las bebidas con 4%, mientras que  los productos para el cuidado personal tuvieron un descenso de -5%.

El desembolso promedio por toda la línea de productos de consumo rápido fue de $1.542.824, con un crecimiento de 3%. Los alimentos, por su parte subieron 8% y llegaron a $568.409. En general, los valores en unidades totales bajaron -3% para el grupo general y descendió: -10% para los productos de cuidado personal; seguida por la de alimentos con -6%; -4% para aseo personal, -3% para aseo del hogar, mientras que las bebidas estuvieron por encima del promedio con 2%.

Los tres principales productos que aumentaron su valor por categoría son: en bebidas, subieron las aguas en botella, con 21, los kúmis, con 20 y los jugos industriales con 17, mientras que los que descendieron fueron las bebidas lácteas, con -3, los yogures con -10 y las maltas con -17.

En cuanto a los alimentos, los que más subieron fueron los arequipes con 26, el arroz, con 20, y las bases y salsas con 18. En las líneas de aseo personal, subieron los tampones, con 15, los desodorantes, con 13, y el shampoo con 10.

¿Cómo están las regiones?

La Región Centro fue la que tuvo un mayor consumo con una variación del 11% de las compras y la región Oriente fue la que tuvo más frecuencia de compra con 124 veces que visitaron los canales durante el primer semestre, a pesar de disminuir en -7 las veces que acudieron los hogares a comprar.

En la Región Centro, la ciudad de Manizales es la que se destaca tanto en aumento de precio como en frecuencia de compras. En esta ciudad sobresale por el crecimiento en valor con estratos altos 5&6 (+ 52%) y medios (+ 38%) que gastan más y visitan con mayor frecuencia los puntos de venta. En cuanto a las compras, los hogares de esta ciudad le dan prioridad a las canastas de bebidas, alimentos y aseo personal.

“Manizales es una ciudad para destacar, ya que tenemos en cuenta los indicadores de gestión que están transformando en un lugar atractivo para vivir, con una considerable reducción en la pobreza, un déficit de vivienda bajo frente al promedio nacional de apenas 6% y una tasa de desempleo de 8,1%, más baja que la del promedio nacional”, afirma Andres Simon, Country Manager de Kantar Worldpanel.

 ¿Cómo compran por estrato?

Por último es importante destacar que los estratos bajos son los que más impacto han recibido por las variables que han generado un aumento de precios. Por ejemplo, mientras que los estratos altos tuvieron una variación de gasto total de +15%, los de medio +10%  y los bajos +3%;  el gasto promedio de los estratos altos fue de $ 1.780.784 en el primer semestre  con una variación de +9%, mientras que los medios tuvieron $ 1.665.395 con +6%, los más bajos tuvieron  $  1.401.392 sin cambios en su gasto total.

Igual sucede con la frecuencia. Los estratos altos redujeron en 5% las visitas, los medios en 3% y los bajos redujeron en 8% sus visitas.  En cuanto a las unidades, mientras que los estratos altos aumentaron el  número de unidades, los medios y bajos si las bajaron en -1 y -6, respectivamente, con precio promedio de $3.025 para los estratos altos, $2.691 para los medios y $2.183 para los bajos.

“Mientras factores como el Fenómeno de El Niño y el paro nacional camionero fueron los protagonistas del primer semestre, en lo que queda del año, las decisiones de compra también estarán mediadas por el Fenómeno de La Niña, con efectos en las lluvias nacionales y, claramente, de las diferentes situaciones políticas por las que está atravesando el país”, afirma Andres Simon, Country Manager de Kantar Worldpanel.

Si desea conocer más sobre el estudio, visite www.kantarworldpanel.com.co

 

¡Aún sin comentarios!

Se el primero en iniciar una conversación.

Añadir un comentario

Sus datos estarán a salvo! Su dirección de correo electrónico no será publicada. También otros datos no serán compartidos con terceras personas.
Todos los campos requeridos.