Ahorro voluntario en Planes Institucionales

Ahorro voluntario en Planes Institucionales
Imprimir este artículo

Un incentivo laboral de alto impacto en la construcción de futuro

Los planes Institucionales de contribución definida, vehículo mediante el cual las empresas estimulan el ahorro en sus trabajadores, se han convertido en una solución de carácter estratégico para las áreas de Recursos Humanos. Éstas, en su necesidad de diseñar mecanismos innovadoras para atraer, retener, remunerar e incluso desvincular su personal, encuentran en estas Soluciones el camino para administrar estratégicamente su fuerza laboral. De manera paralela, el empresario ha comprendido la importancia de rediseñar e innovar en sus esquemas actuales de beneficios para lograr mayor competitividad, implementando una cultura colectiva de ahorro, modelos de compensación por resultados y soluciones para el momento de finalización de la relación laboral.

Modalidades:

Precisamente una de las modalidades más apetecidas al implementar un Plan Institucional, es la de proyectos de ahorro colectivos, figura que se caracteriza por su filosofía mutual y contributiva, pues el patrocinador del plan (empleador) realiza aportes en favor de sus empleados y al tiempo, le exige a éstos un ahorro por un monto igual o superior como requisito para acceder a los aportes patrocinados una vez se cumplan las condiciones pactadas.

Por: Martha C. Castaño Hincapié
Gerente de Negocios Institucionales
PROTECCIÓN S.A.

Este modelo tiene como propósito, impulsar el desarrollo económico de la sociedad e incentivar al trabajador para alcanzar sus proyectos de vida, como complementar una pensión de vejez, adquirir vivienda, estudiar o lograr un crecimiento patrimonial en el mediano y largo plazo.

Plan institucional:

Otra de las figuras con mayor aceptación, es el Plan Institucional  que tiene como finalidad implementar sistemas de remuneración variable tanto para la alta dirección como para los diferentes niveles de una organización, buscando el logro de los objetivos estratégicos y tácticos de los equipos en un plazo de tiempo determinado. Su funcionamiento es simple, pues según el sistema de desempeño de cada empresa, ésta define los objetivos del empleado y dependiendo de su  desempeño, tendrá derecho o no a los recursos que se depositaron en el Plan Institucional.

Por último, un esquema tan solicitado como los anteriores, es el plan orientado a acompañar al empleado en el momento de su retiro laboral. Esta figura demuestra la gratitud de la organización con el trabajador, quien tras varios años de labores llega al momento de su desvinculación, que puede estar motivada por diversas razones. Es entonces cuando se concilia con el empleado el pago de una mesada temporal hasta que cumpla los requisitos para obtener su pensión de vejez, pago que queda a cargo del Plan Institucional  y en el que el Fondo de Pensiones como administrador de los recursos, realiza las cotizaciones a la seguridad social para garantizar la protección del beneficiario hasta que comience el disfrute de su pensión de vejez.

El gran cambio:

Así pues, podría concluirse que los Planes Institucionales son un vehículo en proceso de evolución en Colombia, que además de ofrecer beneficios fiscales para la empresa (son deducibles hasta  3.800 uvt/ empleado por año fiscal) y para el empleado (renta exenta hasta 30% del ingreso laboral o tributario del año, sin exceder 3.800 uvt), ayudan a reducir la brecha pensional, a optimizar los modelos de compensación y acompañar a los empleados en el momento del retiro, contribuyendo al desarrollo económico del país, ya que tienden a mejorar la calidad de vida del trabajador colombiano y la de sus familias.

¡Aún sin comentarios!

Se el primero en iniciar una conversación.

Añadir un comentario

Sus datos estarán a salvo! Su dirección de correo electrónico no será publicada. También otros datos no serán compartidos con terceras personas.
Todos los campos requeridos.