Posconflicto, migración, equidad y género como variables claves en el futuro de la prevención

Posconflicto, migración, equidad y género como variables claves en el futuro de la prevención
Imprimir este artículo

La economía afronta momentos de crisis y hay preocupaciones por los cambios climáticos y el deterioro de los recursos naturales; surgen desafíos, siendo necesario desarrollar o fortalecer las estrategias y acciones para la promoción de la salud y la prevención de los riesgos laborales alineados a la situación que vive cada país. Sin embargo, es necesario hablar específicamente de algunas variables o temas como el posconflicto, la migración, equidad y género que resultan una prioridad frente al mejoramiento de la calidad de vida de la población colombiana.

En el marco del conflicto armado vivido en Colombia desde hace  décadas, se ha comenzado a visualizar  el denominado posconflicto, definido éste como la fase que viene después de la firma definitiva de los acuerdos de paz, pero que en algún sentido es deseable construir durante el proceso de negociación del conflicto, y que supone una recomposición de la sociedad que incluye asuntos como la desmovilización de los actores armados, la seguridad ciudadana, la reinserción y el desarrollo de los acuerdos de paz.

 

Por: Gloria María Morgan Torres

Vicepresidente de Promoción y Prevención- POSITIVA S.A

Respecto a la migración, la Organización Internacional del Trabajo OIT estima que en 2015 había 243,7 millones de migrantes internacionales en el planeta, alrededor del 3% de la población mundial. Las dificultades económicas y geopolíticas infieren en la falta de trabajo decente, potencializando la movilidad creciente de la fuerza de trabajo, de manera que surgen desafíos para los países y más aún, la necesidad de comprender la dinámica de la migración. Asimismo, se deben entender las implicaciones en el mercado laboral y los modelos de gestión a poner en marcha para responder de manera equitativa. En lo que respecta a América Latina y en particular a Colombia, el panorama no es diferente, se estima que en los últimos tres años se viene presentando una nueva oleada de migración, ante lo cual ha sido indispensable introducir cambios.

En cuanto al género, de acuerdo con la Agencia Europea para la Seguridad y Salud en el Trabajo OSHA-EU, con frecuencia se subestima la carga de trabajo y los riesgos a los que se exponen las mujeres en los lugares de trabajo, por lo cual es imperante que las empresas prevean un enfoque neutral sensible de género.

En el contexto del mundo globalizado actual resulta de vital importancia para el país, para el Sistema General de Riesgos Laborales (SGRL) y particularmente para Positiva Compañía de Seguros en su calidad de compañía pública, preocuparse por las posibles implicaciones que cada uno de estos temas podrían presentar de forma mediata y en el futuro  a la Seguridad y Salud en el Trabajo.

Una prevención más equitativa, integral y holística para el futuro

Un enfoque integral y holístico en la prevención que incluya la interfaz trabajo y vida fuera del trabajo y que abarque temas relacionados con el posconflicto sería el más apropiado para impactar en la prevención de los riesgos laborales de manera equitativa.

 

Las acciones y estrategias de seguridad y salud en el trabajo no deben ser una receta estándar para todos los escenarios de las empresas, es ineludible prever las variables demográficas de los trabajadores, de modo que lo implementado se ajuste a las características de la población objetivo. De esta manera se impacta en la promoción de la salud, la prevención de los accidentes y enfermedades laborales,i y posibilita que las organizaciones sean más competitivas, al beneficiarse de todas las potenciales de sus trabajadores.

Para fortalecer el conocimiento en la materia, es necesario dar importancia a la investigación y seguimiento de la SST estimando las variables sexo y género, el origen y movilidad geográfica de la población laboral, basado en la evaluación de la verdadera exposición, las competencias y cultura de la seguridad. Por ejemplo, habrá que considerar la implicación de las actividades no remuneradas del hogar, las formas atípicas de trabajo, los sectores económicos y actividades en las que se emplea la mano de obra, las condiciones laborales del futuro, el respecto a los derechos fundamentales, entre otros.

Para finalizar se resalta que el abordaje de la SST no puede contemplarse separadamente de aspectos tales como la discriminación del trabajo y en la sociedad, las políticas, estrategias y una gestión enmarcada de responsabilidad social empresarial deben direccionarse hacia la igualdad (incluido el sexo y el origen geográfico de la población).

“Las acciones y estrategias de seguridad y salud en el trabajo no deben ser una receta estándar para todos los escenarios de las empresas, es ineludible prever las variables demográficas de los trabajadores, de modo que lo implementado se ajuste a las características de la población objetivo. De esta manera se impacta en la promoción de la salud, la prevención de los accidentes y enfermedades laborales,  y posibilita que las organizaciones  sean más competitivas, al beneficiarse de todas las potenciales de sus trabajadores”

Si bien existen instrumentos universales y regionales que reconocen los principios y derechos fundamentales en el trabajo, los cuales aplican a todos los trabajadores migrantes tales como la Convención Internacional sobre la Protección de los Derechos de todos los Trabajadores Migratorios y de sus Familias de 1990, es evidente la necesidad de formalizar y concertar en 2018, el pacto mundial para la migración segura, ordenada y regular que fue propuesta en 2016 por la Asamblea general de las Naciones Unidas, a través de la declaración de Nueva York para los Refugiados y los Migrantes, a fin de garantizar el trabajo decente y el desarrollo sostenible.

En cuanto al sexo y género, se deben fortalecer los mecanismos de integración laboral, la igualdad de oportunidades y trato, y la transversalidad del tema en las políticas, planes, estrategias, incluidas las de seguridad y salud en el trabajo.

La investigación en SST permitirá afianzar el conocimiento y direccionar el modelo de promoción y prevención que requiere el futuro del trabajo.

En el plano nacional, es necesario desarrollar e implementar a partir del diálogo social entre el  Estado, los empleadores y los trabajadores, políticas, programas y líneas de acción pertinentes. Es preciso movilizar y promover el trabajo decente y la cultura de la seguridad y salud en el trabajo, ampliar la cobertura de la población vulnerable y prever el desarrollo económico. Es responsabilidad de todos, contribuir para que la gestión en promoción y prevención de los riesgos laborales ocupe un lugar protagónico que garantice un mejor futuro para las empresas, la sociedad y la economía mundial.

¡Aún sin comentarios!

Se el primero en iniciar una conversación.

Añadir un comentario

Sus datos estarán a salvo! Su dirección de correo electrónico no será publicada. También otros datos no serán compartidos con terceras personas.
Todos los campos requeridos.