La Transición de Jefes a Gestores de Felicidad

La Transición de Jefes a Gestores de Felicidad
Imprimir este artículo

Tanto la figura del líder dentro del ambiente laboral, como su relación con la motivación de los equipos de trabajo, son aspectos que se han analizado en los últimos años con el fin de determinar nuevas prácticas que mejoren las condiciones laborales y por su puesto tengan impacto sobre la productividad.

En relación con el surgimiento nuevos perfiles de liderazgo Noel González, jefe de Candidato y Pass de Adecco considera: “ha surgido la necesidad de un estilo de liderazgo capaz de administrar esta nueva tendencia de gestión de las personas. De allí, que para marcar una diferencia de estilos, se sustituyera la J por la G, y se empezara a  hablar de gefes (Gestores de Felicidad) en lugar de simplemente jefes”.

Pero no se trata de un cambio superficial, hablamos de una evolución del concepto. En el caso colombiano la tendencia de los “gefes” ha sido recibida por una parte con expectativa y beneplácito, y por otra con escepticismo, prudencia, incluso rechazo, ya que viene a romper con paradigmas muy arraigados de lo que significa liderar y gestionar.

Pero, ¿De qué forma debe el líder de un equipo de trabajo capacitarse como gestor de felicidad?

“Lo primero que necesita una persona para ser un gestor de felicidad es creer en la capacidad que tiene en sí mismo, para ser feliz. Y más allá de una capacitación, se requiere de la autenticidad y criterio necesarios para trabajar empáticamente por, con y para las personas. De allí, que sea común la frase que una mala persona nunca podrá ser un buen líder, ni un buen trabajador”, asegura Noel González.

“Lo primero que necesita una persona para ser un gestor de felicidad es creer en la capacidad que tiene en sí mismo, para ser feliz. Y más allá de una capacitación, se requiere de la autenticidad y criterio necesarios para trabajar empáticamente por, con y para las personas”

Uno de los retos que plantea el surgimiento de esta figura es el de determinar el alcance de la autoridad del líder dentro del equipo de trabajo. En este sentido se deben establecer claramente desde el principio, cuáles son las reglas y parámetros de trabajo. La gestión de la felicidad no es ajena a un marco de normas que delimiten las acciones y comportamientos de las personas en las empresas.

Los beneficios de contar dentro de un equipo de trabajo con un gestor de felicidad son evidentes, así lo manifiesta el consultor Noel González: “La premisa básica de este modelo de gestión de personas, es que mientras más felices y contentas estén las personas en sus trabajos, más productivas son. Lo cual tiene mucho sentido y tiene concordancia con los resultados que se observan en personas cuyo nivel de satisfacción es alto”.

¡Aún sin comentarios!

Se el primero en iniciar una conversación.

Añadir un comentario

Sus datos estarán a salvo! Su dirección de correo electrónico no será publicada. También otros datos no serán compartidos con terceras personas.
Todos los campos requeridos.