Reincorporación de Bienestar y competitividad Sostenibles

Reincorporación de Bienestar y competitividad Sostenibles
Imprimir este artículo

Como una premisa natural de nuestra ética profesional, quienes trabajamos en Seguridad y Salud en el Trabajo debemos tener los ojos puestos en mantener las tasas de Accidentalidad y de Enfermedad Laboral en cero (como varios países del mundo, no solo Colombia, ya lo persiguen). Así mismo, debemos mantener nuestra perspectiva en la consolidación de acciones que nos lleven a materializar el sueño de que TODAS las personas que se disponen a trabajar lo hagan con el único fin de dignificar su existencia y de aportar al desarrollo de sus entornos. Bajo ninguna circunstancia, se debe considerar la posibilidad de la pérdida de su vida o el deterioro de su salud como consecuencia de su actuar productivo.

Sin embargo, fenómenos propios de los diferentes sectores y de la iteración de realidades de la sociedad, nuestro país reporta para el 2017 una tasa de accidentalidad laboral de 5.91% (es decir, 6 de cada 100 trabajadores expuestos sufren un accidente como consecuencia de su trabajo).

Por: Diana Carolina Suárez Castillo

Líder de Reincorporación Socio Laboral SURA  

y una tasa de enfermedad laboral de 98.61 por cien mil (lo que significa que a 98 de cada 100.000 trabajadores se les califica una enfermedad como consecuencia de su actividad). Lo anterior nos hace un llamado a la necesidad de pensar en un concepto fundamental para el proceso de reincorporación socio laboral, como un aporte a la sostenibilidad de las empresas y el país: la Rehabilitación Integral.

En su definición más precisa, la OMS define la Rehabilitación Integral como “el conjunto de medidas sociales, educativas y profesionales destinadas a restituir al paciente minusválido la mayor capacidad e independencia posibles”.

Entendido este concepto, se hace preponderante la estructuración de modelos de reincorporación socio laboral, basados en Rehabilitación Integral que permitan potencializar las habilidades funcionales del trabajador que ha sufrido una contingencia de salud, para lograr su reincorporación familiar, laboral y social favoreciendo su autonomía e independencia; y así mismo, contribuir a la sostenibilidad y responsabilidad social-empresarial, mediante la reincorporación de sus trabajadores en las condiciones más productivas posibles.

Se está trabajando en la consolidación de un modelo que se integra a los ya vigentes de atención en salud, el cual tiene en cuenta los lineamientos del Manual Guía de Rehabilitación expedido por el Ministerio de Salud y la Protección Social, caracterizado por un abordaje integral del individuo en sus diferentes dimensiones: familiar, ocupacional y socio laboral. Lo más característico es que trasciende del rol eminentemente laboral y es aplicable a cualquier tipo de contingencia en salud: músculo esquelética, visual, auditiva, respiratoria, cardiaca y psicológica, entre otras.

Las fases que contempla un modelo de reincorporación socio laboral, basado en el concepto de Rehabilitación Integral son:

Etapa I. Identificación y segmentación de casos para ingresar al programa. En esta, se busca identificar todos los casos de Accidente y Enfermedad laboral que deben ser incluidos en el programa de Rehabilitación, según el nivel de complejidad con un servicio integral, que acompaña, respalda, empodera, que es empático y accesible.

Etapa II. Evaluación del caso: Parte de la premisa “el hombre es un ser activo que, a través de la ocupación busca su realización y satisfacción de sus necesidades y deseos”, en esta etapa se busca establecer un análisis del perfil ocupacional del trabajador, para orientar el plan de Rehabilitación funcional frente a los requerimientos del puesto de trabajo, a fin de proyectar el rol socio laboral del individuo de acuerdo con las metas esperadas y expectativas ocupacionales.

Paralelamente, debe existir un acompañamiento a la empresa sobre el proceso de evaluación de alternativas ocupacionales acordes con la condición de funcionalidad del trabajador, analizando las exigencias del puesto de trabajo e identificando en conjunto los facilitadores para el desempeño de procesos productivos.

Etapa III. Intervención y manejo de la rehabilitación integral. En esta etapa se busca recuperar y potencializar las habilidades y destrezas que se afectaron a raíz de una contingencia de salud, usando los principios de la biomecánica, fisiología, antropometría aplicada, neuropsicología y procesos de rehabilitación aplicados. Aquí se deben definir los niveles de funcionalidad en: los componentes de desempeño, habilidades y áreas de desempeño ocupacional alcanzados y trazados en las metas y plan de rehabilitación establecidos por el equipo médico y terapéutico; definiendo un perfil de funcionalidad integral basado en la CIF[2]. Lo anterior, sin perder de vista la importancia de que el trabajador recupere sus destrezas y capacidades en el ámbito social y familiar, promoviendo procesos resilientes que le permitan la resignificación de las capacidades residuales a nivel “bio-psico-sociales” derivadas de una contingencia laboral para el desempeño a un rol activo y satisfactorio en sus relaciones de trabajo, interpersonales e intrapersonales; revitalizando su concepto de vida.

Etapa IV: Seguimiento y Retroalimentación, para verificar el impacto de las actividades desarrolladas en los roles de desempeño del individuo, a través del cumplimiento de metas, objetivos y concepto de mejoría médica máxima alcanzada para retroalimentar a los actores en el proceso con relación a las actuaciones que se deben mejorar o reforzar dentro del mismo (en todos los frentes de su vida).

Modelos de reincorporación socio laboral que contemplen estas etapas, que se fundamenten en aprendizaje en redes colaborativas, que se adelanten por profesionales de múltiples disciplinas y con actitud permanente de investigación, que promuevan la competencia entre los diferentes actores del Sistema General de Riesgos laborales, y que mantengan en el horizonte una perspectiva de integralidad en el entendimiento del ser humano;  son promotores de la generación de bienestar, competitividad y sostenibilidad.

Fuente: Ministerio de Salud y Protección Social de Colombia, cierre año 2017

CIF: La Clasificación Internacional del Funcionamiento, la Discapacidad y la Salud (CIF) es un marco para organizar y documentar la información sobre el funcionamiento y la discapacidad (OMS, 2001).

¡Aún sin comentarios!

Se el primero en iniciar una conversación.

Añadir un comentario

Sus datos estarán a salvo! Su dirección de correo electrónico no será publicada. También otros datos no serán compartidos con terceras personas.
Todos los campos requeridos.